"El Ejecutivo del Estado moderno no es más que un Comité que administra los negocios comunes de toda la burguesía" (K. Marx y F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista).

martes, 7 de agosto de 2012

¿Hay alternativas? III


¿Hay alternativas institucionales?

           Las “institutio” romanas, las instituciones por las que nos regimos, nos comportamos, nos relacionamos: el derecho, los órganos de dirección política, la Unión Europea, el euro (en su faceta jurídica), los Tratados, El Congreso, la Monarquía, La Iglesia... Toda esta superestructura (tejado) sobre la que los movimientos alternativos han decidido que es por dónde empezar a actuar.

    El capitalismo nos deja, como subproducto, probablemente necesario para su supervivencia, pero, como el aparato excretor, formalmente aborrecido, los Estados, la democracia representativa, las elecciones, el derecho, la propiedad privada... Alguna de estas cosas no son propiamente inventos del capitalismo pero el propio capitalismo los ha readaptado para su siniestro juego.

       ¡Algo huele a podrido en el sistema! Eliminemos lo podrido, la manzana “pocha”, la oveja negra, el garbanzo del mismo color y todo volverá a funcionar bien, incluso mejor: los ciudadanos seremos, en verdad, dueños de nuestras instituciones y de quién nos dirigen y así podemos conducir a la sociedad hacia un mañana de paz y de progreso (limitado, probablemente, por las fronteras de mi estado, nación, nacionalidad, barrio o comunidad de vecinos).

         El infantilismo que subyace a esta postura o es bienintencionado o está directamente a sueldo de vergonzosos intereses. Nada desea más el capital que empecemos la casa por el tejado, a ser posible discutiendo sobre si la Moncloa debería tener visillos o bastan con las cortinas de láminas de oficina. Nada le gusta más a este sistema asqueroso que andemos pendientes de limpiar sus cacas (o, al menos adecentarlas para que parezcan rubíes) sin cuestionarnos por qué ese inmenso culo nos caga encima.

          Las Instituciones capitalistas propias o adaptadas no son útiles para una sociedad no capitalista, al menos como están: en algunos casos necesitarán transformación, en otros casos directamente tendrán que ir a la basura sin reciclado posible: el invento de los Estados es la primera de estas cosas que no tienen arreglo se mire por donde se mire y que sólo sirve para excitar las más bajas pasiones, encender los ánimos y encabronar al personal. Detrás, y sin posibilidad de arreglo, se sitúa el derecho a la propiedad privada, el derecho laboral y el mercantil... Algunas cosas, como esta mierda de democracia que padecemos podrá ser aprovechada, pero haciendo un tuneo digno de cierto programa de la MTV.

         La cuestión es por dónde empezar. ¿Por el tejado?¿por las cacerías del rey?¿por la república? Tengo para mí que los empresarios cavernícolas españoles van a seguir exprimiendo a sus “conciudadanos” (con los que comparten colorete rojo y amarillo comprado en los chinos en los eventos deportivos) con Borbón, con Austria o con la república, luego parece que hay que “picar más abajo”: y, efectivamente, hay que picar más abajo para sanear la cloaca: hay que picar en la entraña del capitalismo, sea este catalán, madrileño, parisién o neoyorquino.

3 comentarios:

  1. Iba a poner que era relativamente facil, si pienso un poco en lo que pone en su post el meollo del asunto está en la propidad de los medios de producción, cosa que se va diluir muchisimo según empiece a fallar la energía.
    Al final como todo, ¿cambiaremos cuando las circunstancias lo impongan?

    ResponderEliminar
  2. Pues claro que cambiaremos,si no mira la que a liado Sanchéz Gordillo, si señor mas diputados como este hacen falta en nuestro gobierno. Yo creo que ya basta de pataleta sindicalista y querellas inútiles, no sirven mas que de papel de WC. Si de verdad queremos cambiar las cosas porque no creamos un partido político?? la mitad de los que están ahí no tienen ni la ESO, solamente hace falta ser un malnacido mentiroso, si nosotros creemos que lo haremos mejor porque no nos presentamos nosotros? Yo creo que esa es la solución.

    ResponderEliminar
  3. @Julio. ,,,más diputados como éste hacen falta en nuestro gobierno. ¿¿¿Nuestro??? El enemigo es el estado y todo lo que le soporta, el ejército y la policia, el derecho romano, la propiedad privada, el capitalismo,,,
    No creo que la solución sea una sustitución de los ocupantes de sillas,,,

    ResponderEliminar