"El Ejecutivo del Estado moderno no es más que un Comité que administra los negocios comunes de toda la burguesía" (K. Marx y F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista).

domingo, 25 de marzo de 2012

Lease

                "Hecha la ley, hecha la trampa", dice el refrán. Se conoce que es antiguo porque si hoy se reescribiera habría que decir: "hecha la ley, hecha la trampa CON la propia ley".
      
                La palma de la ingeniería fraudulenta se la llevan los contratos de eso que tan moderno suena en inglés, el "leasing"(*), en sus diversos sabores, según convenga al caso:

                - En primer lugar tenemos el "leasing", el arrendamiento financiero, o arrendamiento con opción de compra: ni compro ni alquilo, pero, a la vez compro y alquilo. Imaginad que quiero adquirir un bien (un coche, un piso, "un amoto"...): lo puedo comprar al contado, a plazos... pero también puedo realizar un contrato de este tipo en el que, mediante el pago de sucesivas cuotas, voy pagando el bien, voy pagando su uso, y al final, me queda un valor residual (la opción de  compra); Si  la ejercito, el bien pasa a ser de mi propiedad, si no nunca fue mío (simplemente me lo alquilaron ese tiempo). Hecha la ley, hecha la trampa: bajo esa fórmula se encubrieron compraventas simples (hago el leasing del piso con un plazo de un año, o menos) y alquileres puros y duros (con una opción de compra que es el valor total del bien). Para evitar que se considerara leasing a lo que no es un leasing, la Ley tuvo que obligar a una determinada duración (diez años en inmuebles, por ejemplo) y a que el valor de la opción de compra fuera razonable.

                - Luego tenemos el "lease back": consiste en vender un bien a otra persona, para, a continuación alquilárselo a esa misma persona en condiciones parecidas al caso anterior, en el que, con las cuotas, existe la opción de readquirir el bien. Imaginad que vendemos nuestro piso a una prima y, a continuación se lo alquilamos para seguir viviendo en él. La operación suena "rara, rara, rara"... y, si la diseccionamos, nos encontramos con que lo que realmente hay "por bajo", es una operación puramente financiera. A mí me hace falta pasta, a mi prima la sobra, cambio el piso por el dinero y, a  medida que le voy devolviendo lo prestado, voy readquiriendo el piso.  El caso más frecuente en un momento en el que las empresas necesitaban financiación fue ese: estas empresas ofrecían a particulares la adquisición de alguno de sus activos (máquinas, contenedores, grúas...) a cambio de volvérselos a recomprar, en un plazo de tiempo determinado a costa de pagar cuotas periódicas, en las que se incluían, obviamente, unos buenos intereses. Hecha la ley hecha la trampa: fue necesaria una ley que indicara que estos contratos no tenían naturaleza económica sino financiera, lo que implicaba un mayor control de las operaciones.

                 - Y, por fin llegamos, en el momento actual, a lo que llamaría el "lease ass" o mejor aún el "lease asshole",  que consiste en lo siguiente: yo le presto (alquilo) el piso a mi prima, pongamos por 100, y, acto seguido, mi prima me lo presta a mí por 150. ¿Qué sentido tiene esta operación? Que mi prima está en paro, le hace falta la pasta y yo quiero dársela sin que parezca un regalo. El lector mas sagaz habrá sustituido ya la palabra piso por dinero, yo por Estado y prima por banca privada, y así llegará a la conclusión de que esto funciona así: yo Estado, bajo la forma de BCE, presto dinero al 1% a la Banca Privada (mi prima) que luego, "generosamente" me lo vuelve a prestar a mí, bajo la forma de Estado de la Unión, al 5%. La finalidad es la misma: regalar dinero a mi prima (la banca), que anda muy pachucha la pobre. 

           El problema, con todo, no es de esta forma de operar,  sino de la decisión, tomada en su día, de rescatar la banca al precio que fuera, mediante regalos en dinero, técnicamente llamados "transferencias": lo que se está discutiendo ahora es si regalar dinero de un golpe (lo que es imposible) o en cómodos plazos, mediante operaciones como la explicada.

            De ahí que a este tipo de "leasing" lo haya apellidado como "ass-hole": indica claramente qué es lo que se pretende: tapar un agujero y también señala quiénes somos los que lo vamos a tapar: nosotros, claro, los tontos del culo.


(*) que, en castellano, se queda en un cutre "arrendamiento". ¡Dónde va a parar el glamour del término!

6 comentarios:

  1. Los "hispanobonos", el tema de la semana

    Esta semana tuvimos la filtración de que el Ministerio de Economía está preparando lo que ya se ha conocido como “hispanobonos”. Esto significaría que en lugar de tener una emisión de deuda pública por parte del Estado y por parte de las Comunidades Autónomas, todas las administraciones se juntarían para emitir una única deuda pública.

    Desde las Comunidades Autónomas ven estos planes con muy buenos ojos. De hecho la Comunidad Valenciana y la Comunidad de Madrid ya se han pronunciado a favor de estos nuevos bonos a pesar de que todavía no hay nada oficial.

    http://www.elblogsalmon.com/entorno/los-hispanobonos-el-tema-de-la-semana

    ResponderEliminar
  2. No estimado comandante, nosotros no vamos a tapar ningún agujero, en todo caso nos lo van abrir pero bien a los tontos.
    Perdón por el chiste fácil pero ¿Cuánto tiempo llevamos arrastrando la mamonada esta de quitarme médico y maestros para regalárselo a los bancos por no decir el futuro?
    eso si que me convierte en idiota, cuando todo se derrumbe veremos como todo el mundo lucha para que todo pueda resetearse y la vuelvan a hacer.

    A parte como petición personal hecho de menos los superconcursos de examen se llevaban muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Un banco irlandés, escribe a máquina una hoja de papel, que se la ofrece a un competidor por 100.000.000 Euro. Unas horas depués el competidor ofrece una hoja similar al banco inicial por otros tantos millones de Euro.
    Cinco minutos déspues se cierran las dos ofertas y se anotan en los libros de contabilidad et ... voilá! 100.000.000 Euro en los activos de cada uno de los dos bancos, dispuestos a ser prestados a cualquier inmobiliaria.
    Bueno, ahora los irlandeses deben pagar 200.000.000 Euro al banco central irlandés.
    Así que ni asshole leasing hace falta.

    ResponderEliminar
  4. Je je je. Que vergüenza, que pandilla de impresentables el estado y la banca y que sistema político mas inmoral éste en el que los ciudadanos somos palmeros.

    ResponderEliminar
  5. ¿Vergüenza estimado Rearden? maravilla de amnistía fiscal más, ¿hay alguna palabra para esto? es que robo ya no me sirve, estoy a punto de tirarme al monte.
    Últimamente le estoy cogiendo un miedo a los Viernes que no es normal, el tratamiento Pauloviano de palo-zanahoria me deja muy mal cuerpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ni en los sueños mas salvajes de Gordon Geko :)

      Eliminar