"El Ejecutivo del Estado moderno no es más que un Comité que administra los negocios comunes de toda la burguesía" (K. Marx y F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista).

jueves, 15 de diciembre de 2011

Espolí

                Menudo espolín están armando algunos con el dichoso "expolio fiscal". Y digo espolín porque la primera vez que oí el término a "halftraducir" el "boli" instintivamente se me fue al papel para poner una "x" encima de la "s": luego ya ví que el término catalán original "expolio" es "espoli" y, claro, a la hora de traducir, la cosa queda a medias.

               Ahora viene lo más curioso. Tomemos el término "espolín". Según el diccionario de la Real Academia Española (DRAE), academia que, por cierto, los incultos la llaman "Real Academia de la Lengua Española", institución a todas luces inexistente, según ese diccionario, decía antes de la digresión ("disgresión" para los anteriores), "espolín" quiere decir:

1. m. Espuela fija en el tacón de la bota.
2. m. Planta de la familia de las Gramíneas, con cañas de más de tres decímetros, hojas parecidas a las del esparto, y flores en panoja con aristas de cerca de tres decímetros, llenas de pelo largo y blanco, por lo cual sirve en algunas partes para hacer objetos de adorno.
3. m. pl. Par de rollizos que por un extremo se enganchan en la trasera de carros y camiones y por el otro descansan en el suelo. Sirven a modo de rampa para la carga y descarga de objetos pesados, especialmente toneles y bidones.

             Lo curioso viene ahora: en mi tierra, espolín tiene otro significado: jaleo, alboroto, vocerío. Con este simple truco de magia ya podía dar por resuelto este "post". Pero, en fin, mis obligaciones implican ir más al grano.


                 En este tipo de debates conviene empezar recordando que los impuestos no los pagan los territorios sino los contribuyentes. Es tan absurdo decir que el IRPF lo paga Cataluña como decir que lo paga Somosaguas o la Moraleja: son los contribuyentes de Cataluña, Somosaguas o la Moraleja los que verdaderamente pagan los impuestos. Si en ese territorio, comarca, barrio o comunidad de vecinos hay muchos contribuyentes el ingreso será mayor. Si, además suponemos que la imposición es progresiva, esto es que proporcionalmente paga más el que más tiene(*) resultará que el ingreso tributario será mayor en aquellos territorios, barrios, casas... en los que tengan su residencia fiscal los contribuyentes con mayor capacidad económica.
            Es un principio básico de cualquier Estado Social y Democrático de Derecho, y subrayo "social" tratar de distribuir la riqueza: esto implica que el Estado debe hacer de Robin Hood y quitar a los ricos para dárselo a los pobres: ¿A qué pobres? ¿A los parias de la tierra, o a los pobres de mi comunidad, parroquia, barrio, familia...? Aquí entra en juego el concepto de soberanía fiscal. Aunque a mi juicio y el de otros internacionalistas "piraos" la redistribución debería ser en favor del ser humano más desamparado ("no hay más patria que la humanidad"), la existencia de muros, murallas, muretes y alambradas, físicas y jurídicas, supone que esa redistribución se quede mayormente entre "nuestros pobres domésticos". Para los demás quedan las "oeneges", la beneficencia y el telemaratón (de ahí el interés de defender "el 0,7%).
             El concepto de "redistribución de la riqueza" es fundamental porque los impuestos no son la contraprestación a los servicios que el Estado presta, o no sólo eso, va más allá. Uno de los fundamentos del neoliberalismo es concebir el impuesto como una tasa o precio público, algo que se paga a cambio de un servicio o de la utilización o aprovechamiento de un bien de dominio público. El daño que esta concepción neoliberal ha causado es muy elevado pues ha destruido cualquier concepto de solidaridad (o de fraternidad en la terminología revolucionaria francesa). Desde este punto de vista la idea de un "expolio hacia Cataluña", basado en las trucadas balanzas fiscales (que ahora no puedo entrar a rebatir) no es más que una variante del "expolio hacia los que pagan más de lo que reciben", es decir, del expolio a los ricos.

                   Por otra vía, Vicenç Navarro llega al mismo resultado en una reciente entrevista (hay que leer hasta el final, pero merece la pena): incluso acuña el término "expolio social" como reverso del "expolio nacional": se trata no de cerrar las fronteras en el Ebro para que los (menos) pobres catalanes retengan sus impuestos antes de que se "fuguen" a los (más) pobres extremeños, por ejemplo: ¡No! De lo que se trata es de que los pobres catalanes, extremeños, murcianos... exijamos que los ricos empiecen a pagar impuestos, sean esos ricos madrileños, catalanes, gallegos o valencianos. Porque lo cierto es que hasta ahora no lo han hecho y se ríen (cuando no las incitan) de las peleas que tenemos entre los pobres por un "chusco" de pan.

              Por esta parte de Celtiberia me mato a predicar que no conozco ni creo que exista ningún catalán tan malnacido que prefiera que el dinero que se le detrae en impuestos se destine a poner mármol en las aceras de Cataluña antes que a enseñar a leer a los niños extremeños o a operar de una cadera a una octogenaria andaluza; aunque, posiblemente tuviera algo que decir si el destino fuera hacer una pista de patinaje sobre hielo en el centro de Antequera. Lo sigo pensando, pero cada vez creo más que los neoliberales tienen mejores equipos de "marketing" social que yo.




(*) El término "proporcionalmente" es esencial: no se trate de que pague más el que más tiene: esto se puede hacer con un modelo regresivo en el que, por ejemplo, el que gana 100 paga 10 y el que gana 1.000 paga 20. En este caso el que gana más paga más, pero proporcionalmente paga menos que el más pobre. Esta pregunta es un clásico en los exámenes de mi asignatura.

12 comentarios:

  1. Hola, soy un inculto, bueno, ya lo sabía pero verlo y sentirte identificado duele más.
    Al grano, los impuestos,son mi aportación como ciudadano a toda la comunidad para que esta disponga de unos recursos, por acumulación con otros ciudadanos, que de modo individual serían imposibles, junto con la Seguridad Social es lo que vertebra a toda la comunidad y los convierte en ciudadanos civilizados (hasta aquí todo bien, ahora lo feo).
    Cuando no se cuenta con mi opinión ciudadana y responsable en su administración los impuestos se convierten en una mordida mafiosa impuesta por la violencia, literalmente pagas para que no te encierren nada más. Si por casualidad descubres que unos privilegiados se libran de pagarlos por su cara bonita con el visto bueno del matón de turno al mando, ya directamente se llama robo a mano armada.
    ¡Importante! Los esclavos no pagan impuestos, pero pagarlos no te libra de ser un primo.

    ¿Mejor primo que esclavo? como han conseguido que en algo tan fácil me hagan dudar.

    ResponderEliminar
  2. Según el DRAE, "espolio" es sinónimo directo de "expolio". Curioso, yo también hubiese puesto la "x" encima. Resulta que viene del latín "spolium", con lo que lo raro es el sustantivo "expolio", aunque como verbo "expoliar" viene del latín "exspolium" y quizá ahí esté la clave del lío y hemos creado un sustantivo derivado de un verbo que a su vez derivaba de un sustantivo que ya existía...

    Ahora bien, puestos a mirar el DRAE, me llama más la atención el primer significado de espolio, que es el "conjunto de bienes que, por haber sido adquiridos con rentas eclesiásticas, quedaban de propiedad de la Iglesia al morir ab intestato el clérigo que los poseía".

    De ahí nos encontramos la definición de "colector de espolios" como el "hombre encargado de recoger, de entre los bienes que dejaban los obispos, aquellos que les pertenecían por razón de su dignidad, para emplearlos en limosnas y obras pías."

    Habida cuenta de que muchos piensan que sus impuestos son una especie de obra de caridad con el resto de la sociedad, ¿no será éste el juego de palabras de los del "espolio fiscal"? ;)

    ResponderEliminar
  3. dmc_runner, me estoy empezando a preocupar contigo, porque veo que no duermes (tampoco).

    ResponderEliminar
  4. ¡Pero bueno, comandante! ¿Acaso no has oído hablar nunca de la teoría del trickle-down economics?

    Je, je, es broma, porque llevas tú toda la razón. De hecho, ayer me enteré en una charla del último acto de patriotismo de algunos catalanes: por lo visto, últimamente llenan los hoteles de Ginebra los fines de semana para ir a abrir cuentas a salvo del euro. Supongo que la mayoría son perfectamente legales, pero lo de legítimas...

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué poco patriotas! Yo que pensaba que invertían en bonos catalanes... Lo de legal es también discutible: hay un plan conjunto aduanas-guardia civil para controlar las "fugas" de euros en aeropuertos y carreteras... Igual mi hermanito tiene algún amigo "cazado" en estos menesteres... Además de jetas son ignorantes... Ya tenemos convenio con Suiza y desde abril nos dan información de sus cuentas...

    ResponderEliminar
  6. Poco patriotas, sí, pero, hombre de poca fe, quizá están haciendo todo el tema por lo legal y lo único que quieren es cambiar a franco suizo y guardarlas a mejor recaudo ante la perspectiva del euro... ¡qué grandes argumentos comerciales han encontrado quienes comisionan por cambios de divisas!

    @AMT, sí, duermo poco, empiezo a tener un insomnio crónico y me quedo toda la noche refrescando la cotización de la onza de oro, que no lleva comisión de cambio ni paga IVA ;)

    ResponderEliminar
  7. Pues duerme, dmc, que ahora vienen meses duros y no sirve de nada estar jodido de antemano.

    ResponderEliminar
  8. yo antes de que me corten la luz por impago ya he dejado mi posiblemente ultimo testimonio en mi blog...por si lo ve cayetano de alba...nunca se sabe...
    :)

    ResponderEliminar
  9. Disculpad el retraso en comentar, pero justo me habéis pillado en Gibraltar.

    En la vertiente nacionalista del post, estoy de acuerdo con el análisis del Comandante. Desde el punto de vista "redistributivo" de los impuestos, quien los paga son las personas, no los territorios. Según el argumento nacionalista a quien están esfoliando (sacando la grasa) o follándose, diráctamente, son a los ricos, de manera que éstos tendrían que recibir más prestaciones que el resto o tendrían que pagar menos impuestos.

    Bueno, no está mal. Cuando me venga un Carod cualquiera a tocar los huevos siempre le puedo decir que es él personalmente quien me está expoliando a mi.

    ResponderEliminar
  10. Respecto del fondo del post, yo disiento en muchos aspectos.

    Lo primero es que a mi, personalmente, me resulta indignante que el Estado se atribuya el papel de Robin Hood y que, con una cara nos exija los cuartos para luego, con otra cara, dar la apariencia de gran benefactor. Eso es una enorme canallada.

    El Estado cumple actualmente con varias funciones, algunas de ellas son genuínas (debe realizarlas el Estado) y otras no lo son en absoluto. Lo realmente pernioso es la ruptura entre las fuentes de ingresos y la aplicación del gasto generada por el modelo Robin - Hood.

    No tiene sentido que el Estado preste muchos de los servicios que presta (puesto que se pueden hacer desde la empresa privada), pero si los presta, lo menos que se le debe exigir es que de cuenta de ellos y que esas cuentas sean independientes. Por tanto, que los ingresos y los gastos de esos servicios cuadren, y que las de ingresos se correspondan con el modelo de prestación de esos servicios, no con los impuestos.

    Las pensiones, el seguro de desempleo, tienen que obedecer a modelos de capitalización. ¿Que pintan aquí los impuestos?. Tanto aportas al sistema, tanto retiras de él. Y si tiene que obedecer a un modelo de seguro, que funciones como un seguro.

    Lo perverso del sistema actual es que tu pagas tu impuesto, pero no sabes para qué, ni para quién, ni a cambio de qué. Pierdes el control de tu dinero completamente. Pues si que se parece mucho a un espólio. El que paga hoy para su jubilación, resulta que no sabe lo que realmente percibirá en el futuro, ¿alguien se cree de verdad que eso puede funcionar?.

    ¿Que tenemos que ser soldiarios?. Si, tenemos que ser solidarios. Ayudemos a los que REALMENTE lo necesitan. Quizás para determinada gente la mejor ayuda ni siquiera debe de darse en dinero, sino en especie: comida, cobijo, asistencia. Pues ahí sí, un impuesto, y un impuesto progresivo, lo que quieras, pero que esté claro: pago ésto para destinarlo a la gente que tiene menos de X patrimonio, no para la jubilación de D. Emilio, o para los 400 €, o para las ayudas a la energía solar ... o para el AVE.

    Modelo claro, soportado por cuentas claras, y fuentes de ingresos adecuadas difereciadas en origen. Qué sencillo. El éxito de Rockefeller se cimentó en sus aptitudes como contable.

    ResponderEliminar
  11. http://www.youtube.com/watch?v=Mr5FFMUgtK4.
    "Por esta parte de Celtiberia me mato a predicar que no conozco ni creo que exista ningún catalán tan malnacido que prefiera que el dinero que se le detrae en impuestos se destine a poner mármol en las aceras de Cataluña antes que a enseñar a leer a los niños extremeños o a operar de una cadera a una octogenaria andaluza": No más solidarios con españa. Y si no pregúntaselo A Euskadi o Nafarroa o a los políticos que evaden por el forro a hacienda somos todos.

    ResponderEliminar
  12. Claro, claro, puro espoli por solidaridad con el resto de regiones:

    Cataluña se replantea celebrar la F1 y el motociclismo

    ...otro día hablamos de las embajadas nacionales, de los casals de la generalitat y similares.

    Esto no sé si llamarlo efecto Robin-Hood, Robin-Robin, o Hood-Hood.

    ResponderEliminar